Las tres artistas han trabajado intensamente durante los últimos meses para ofrecer al público novedosas propuestas, dentro de sus particulares tendencias. Hemos reunido sus magníficas obras en esta exposición simultánea, dentro del entorno de la exhibición colectiva de fin de año.

A colores, de Marielos Iturbide, Perfecta imperfección de Daniela Sierra y Fluidez de Amalia Padilla Gregg, despiden el año con un repertorio cuidadosamente curado por José Mario Maza.

José Mario Maza señala el trabajo dedicado de Marielos, que recuerda la importancia del ahora y, a través de la vida en sociedad, evidenciada en la naturaleza. Acerca de Daniela Sierra, destaca el dominio del oficio y la exigencia académica manifestadas en sus obras, en las que se perciben los sentimientos atesorados en su alma, plasmados con transparencia en materiales, trazos y colores. El destacado gestor cultural opina que Amalia Padilla Gregg trabaja con dominio de oficio, destreza que permite hacer un viaje sensorial a través de sus propuestas, notables por la constancia de formas, tema y color.

FLUIDEZ de Amalia Padilla-Gregg “El arte de fluir con la vida”
Amalia Padilla-Gregg decidió liberar su quehacer artístico de los límites que encontraba para transmitir la perfección de los referentes de la naturaleza que la inspiran. La figura de hojas, frutos y flores está presente de forma sintetizada en esta nueva entrega. Su creatividad ha dado paso a la presencia sutil de la geometría con diferente ritmo, y armonía en las composiciones.

En el lenguaje visual de Amalia, el ritmo -patrón y su repetición- indica vida, así como lo hacen la floración en la naturaleza, el día y la noche o el corazón. La repetición de las formas nos desplaza armónicamente en el tiempo y el espacio, de tal manera que causa la sensación de movimiento.

Amalia comenta que al trabajar esta colección de obras “la invadió una sensación de equilibrio que le permitió navegar dentro de su interior. La carga simbólica de las composiciones combina lo orgánico con lo geométrico, en tonos monocromáticos que van de diferentes grises a mucho blanco y solamente unos acentos rojos, bajo el concepto de fluir.”

La artista propone un “arte de fluir con la vida, que consiste en la habilidad de dejar atrás lo que pertenece al pasado y abrirnos a lo nuevo o diferente, viviéndolo sin juicios, con aceptación y responsabilidad. Recibir gratamente a la sorpresa y liberar los miedos que no nos permiten seguir creciendo.”

La producción de Amalia Padilla-Gregg está avalada por una trayectoria que incluye más de 20 exhibiciones colectivas en galerías y museos y ferias y bienales, tanto nacionales como internacionales. En el 2019 recibió el diploma de la “Contemporary Art Station”, Shibuya, Japón, como Artista del Año en Mantua, Italia.

La PERFECTA IMPERFECCIÓN de Daniela Sierra, Un registro de la riqueza de la vida y sus ciclos de enseñanza…
Las nuevas propuestas de Daniela se presentan en evolucionadas imágenes y simbolizan el intenso trabajo que realiza desde el 2014, que ha dado como fruto cerca de 3 exposiciones por año.

Perfecta imperfección muestra la persistencia de la experimentación que caracteriza a la artista y las constantes de su obra. Pureza la primera. La segunda, deja atrás los objetos encontrados para revelar magníficos dibujos de la naturaleza encapsulados en los herméticos candados, acompañados por elementos arquitectónicos en la pintura y nuevas figuras en la escultura, novedades de esta entrega.

Daniela propone un primer ejercicio para que el público se apropie y se una al espacio-tiempo establecido por el arte. Con los ojos cerrados, por medio del olfato, invita a ingresar en el mundo creado por sus obras. El ejercicio sumerge al visitante en una atmósfera oscura, en donde se encuentra consigo mismo, como parte de la naturaleza.

El sentido de la geometría y la transparencia en Perfecta imperfección nos acercan al conocimiento del orden en la naturaleza, avivan nuestra sensibilidad y nos invitan a la contemplación en nuestra búsqueda del bien, la bondad y la belleza.

Daniela concibe su propuesta como “una sinergía entre la creación humana y la divina, por medio de la cual el ser humano llega a comprender que nada es del todo exacto, simétrico ni perfecto, dejando a un lado la autoexigencia flagelante para iniciar la aceptación de su perfecta imperfección.”

DE COLORES de Mariela Iturbide

El arte contemporáneo busca el diálogo con la naturaleza a través de diferentes propuestas, expresa Marielos Iturbide. Este vínculo, que ocupa a la artista, inició cuando el ser humano habitó el planeta. Al principio, fue de asombro y temor, siguió la armonía por medio de diferentes tendencias artísticas que imitaron la naturaleza y la exaltaron por su esencia sublime, para luego celebrar su luz y temporalidad.

En pleno siglo XXI, Marielos Iturbide, inspirada en su niñez, con la sabiduría de un espíritu sensible y un pensamiento construido por medio del estudio y la investigación, enfatiza el vínculo arte-naturaleza al desarrollar un lenguaje gráfico que tiene como protagonista a las hormigas.

“Cuenta una leyenda que las hormigas llevan y traen mensajes. Las que recorren estas obras traen felicidad,” explica Marielos. Afirma que debemos mantener felicidad reservada para recibir cada nueva experiencia, mala o buena, que la vida presenta. Añade que, un día, su mamá le dijo: “Cuando tu papá estaba conmigo yo era feliz y no me di cuenta.” En ese momento, Marielos decidió dedicar esta exposición a su madre y a la felicidad.

Las sociedades de hormigas son complejas. Forman colonias con millones de individuos en un solo nido, en donde cada uno tiene una tarea. Marielos atribuye su interés en este tema a la sabiduría que le transmitió su papá con la frase “el ser humano mira, pero no observa”.

En esta primera exposición individual incorpora el color, con mucha sutileza y significado, salpicando el lienzo con alegría. Ve a niños pequeños y se da cuenta de que sus niños ya son de 23 y 25 años. Expresa que esos momentos seguidos de mucha felicidad que vivió, hoy los llamaría momentos pica-pica, como los trocitos de papel de colores que se esparcen para alegrar el ambiente. El tema central de las obras gira alrededor de 22,000 especies conocidas de hormigas que viven en nidos subterráneos, superficiales o arbóreos. Pequeños insectos sociales que se comunican por medio de olores, sabores, señales visuales, vibraciones sonoras, contacto boca a boca y golpecitos mutuos por medio de las antenas.

Artículo AnteriorWalmart promueve a la mujer guatemalteca emprendedora
Siguiente ArtículoCentraRSE y Naciones Unidas realizan Encuentro Todos por los ODS: Alianzas para el Desarrollo
“Sueño con una Guatemala con más justicia social" "A mis 69 años me propongo cada día aprender algo nuevo. Hoy tengo que saber más que ayer y mañana más que hoy". Jorge A. Mazariegos es un periodista que ha trabajado durante cuatro décadas en medios de comunicación de Guatemala. En su carrera profesional ha sido redactor, editor, jefe de cierre, subdirector y director. Su especialidad es el periodismo económico y político. Trabajó en diarios La Tarde y La Razón (El Gráfico), telenoticiero 7 Días, revista Crónica, de Francisco Pérez de Antón, Prensa Libre, Nuestro Diario, radio TGW, Siglo XXI y la revista esPrimicia donde fue director. Actualmente impulsa su proyecto digital Quinto Poder Gt, la Revolución del Internet (quintopodergt.com) y en su ecosistema de difusión utiliza como canales de distribución de la información páginas en Facebook y Twitter: @quintopodergt. Ha sido profesor de periodismo en la Universidad de San Carlos y la Universidad del Istmo. Es graduado en la USAC y estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Rafael Landívar (URL). Habla y entiende el idioma inglés en un 65%. Es colegiado (5,725) del Colegio de Humanidades de Guatemala. Creció en el barrio La Parroquia, zona 6, y vivió en Toronto y Montreal, Canadá, en los años 70. Se pueden comunicar a los correos electrónicos: jamdel1972@gmail.com y jmazariegos@quintopodergt.com y al teléfono (502) 4092 8849 y WhatsApp 5718 5200.